martes, 18 de enero de 2011

En la Metrovia..

Muchas personas esperaban empezar este año con pie derecho, yo era una de aquellas hasta que la semana pasada tuve uno de los peores días de mi vida.
Por lo general para volver de la universidad a mi casa suelo usar la metrovia, y el martes 12 de enero de este año no fue la excepción. Tome el alimentador que pasa cerca de la universidad en la que estudio (FACSO) y me qude en la parada del Fedenador, me embarque en la metro que se dirigía hacia el centro de la ciudad. Junto a mi estaba un tipo bastante extraño, yo notaba que el me miraba mucho y movía sus manos pero no le hacia caso, hasta que me pude percatar que mientras me veía el se tocaba su órgano sexual entonces decidí mirarlo fijamente para ver si así le daba un poco de "vergüenza" por así decirlo y paraba, pero no, continuo así hasta la parada del colegio 28 de mayo. Ahí por lo general se suben bastantes colegialas, el tipo logro colocar a una de las chicas de manera tal que ella le daba la espalda entonces ahí comenzó a "puntearla" como se dice vulgarmente, la muchacha se dio cuenta e inmediatamente se movió.
El hombre, entonces volvió a dirigir su cuerpo hacia donde yo estaba y seguía tocándose y mirándome, yo me quede impactada y no podía ni siquiera moverme (aunque siempre imagine que en situaciones así reaccionaria de manera diferente) un señor que estaba cerca mío noto lo nerviosa que me encontraba y tomo mi lugar y me dio el suyo, me decía que no debía tener miedo que no era mi culpa lo que sucedía que ese tipo era un enfermo, me aconsejo que en cuanto me bajara le avisara al guardia para que el haga su trabajo.
Sin embargo aunque valoraba que el se preocupara por mi siendo una total extraña al mismo tiempo rechazaba que el tampoco hiciera nada por detener al animal ese.
Creo que queda bastante claro que catalogo al hecho como algo vergonzoso, repudiable, y que no debería repetirse nunca más, sin embargo no puedo creer en utopías, personalmente es la primera vez que me sucede algo así pero por experiencias de mis amigas se que acontecimientos como estos son bastante comunes, sin embargo me tome la molestia de enviar un correo-denuncia al mail de la metrovia esperando que me den una respuesta a esta problemática que cada vez sucede mas seguido.
Demore una semana en escribir este artículo ya que la verdad me vi bastante afectada, debo confesar que recién ayer volví a subirme en la metro pero en compañía de dos de mis compañeros de la Universidad.
Espero que todos aquellos que lean esto, HOMBRES Y MUJERES, si alguna vez les toca vivir una experiencia como esta se llenen de valor y hagan y digan lo correcto, a mi lamentablemente me gano el miedo, la vergüenza, pero se que habrá alguien a quien no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada